CÓMO ENVEJECER LA MADERA NATURAL

CÓMO ENVEJECER LA MADERA NATURAL

CONSEGUIR EFECTO ENVEJECIDO EN UN CAJA DE PINO DE FORMA SENCILLA 

Los muebles nuevos que compramos en madera natural pueden ser funcionales, pero a menudo carecen de ese toque vintage que sólo la pátina del tiempo les confiere. Aún así, podemos embellecerlos mediante unos sencillos pasos y darles un aspecto envejecido y rústico. De esta forma darán calidez a nuestro hogar.

En este post os explicaremos cómo hemos oscurecido y envejecido una caja de madera de pino usando nuestro Betún de Judea.

 

 

Necesitaremos los siguientes materiales:

- Betún de Judea

- Colorante o Tinte al agua

Cera para muebles natural

- Aguarrás puro o disolvente sintético

- Gasa, brocha y guantes

- Taco de lija fino

- Clavos o destornillador

PASO 1

Lo primero que tenemos que hacer es lijar el mueble hasta que la superficie quede lisa y suave al tacto. Usaremos un taco de lija grano fino.

En especial hay que lijar bien los cantos con ángulos muy agudos para suavizarlos y que parezcan desgastados por el paso del tiempo.  

Después limpiamos bien el polvo producido al lijar.

PASO 2

Usando un trozo de gasa o brocha aplicamos Colorante al agua Promade, en este caso el color pino, para obtener el tono de la madera antigua. El colorante lo daremos siempre en el sentido de la veta.                         

El color que conseguiremos dependerá del nº de manos aplicadas. A más pasadas mayor intensidad obtendremos.

Cuando hayamos terminado, tendremos que esperar a que seque durante al menos 2 ó 3 horas. De nuevo, lijamos suavemente para eliminar “el pincho de la madera” que se suele levantar al usar colorantes al agua. Volvemos a eliminar el polvo pasando un trapo.

 

PASO 3

Conseguiremos el aspecto de deterioro que queramos golpeando suavemente la superficie con un destornillador y un martillo. Otra forma de lograrlo es meter varios tornillos en un trapo y golpear la superficie hasta lograr ese efecto.

Al terminar repasamos muy ligeramente con lija las zonas donde haya podido quedar alguna astilla levantada.

PASO 4

En un recipiente vertemos nuestro Betún de Judea y lo diluimos con aguarrás puro o disolvente sintético. El tono del betún será más claro cuánto más aguarrás añadamos. Recomendamos aplicar primero un poco de betún en alguna parte poco visible del mueble para comprobar que hemos dado con el tono deseado.

Cuando tengamos la mezcla que nos gusta, aplicaremos el betún con una brocha o con gasa.

Si usamos la brocha estaremos aplicando más cantidad de producto, lo que facilitará que se introduzca mejor en los desperfectos que hicimos en la madera, pero corremos el riesgo de oscurecerla demasiado. Para evitarlo hay que ir retirando rápidamente el sobrante del betún a medida que lo aplicamos usando gasa o un trapo. De esta forma también conseguiremos extender el betún de forma más homogénea y que los desperfectos se noten más al quedar más oscuros. No hay que olvidar que se debe aplicar siempre en sentido de la veta.

Dejamos secar un par de horas y habremos conseguido oscurecer la madera de tal forma que parezca mucho más antigua de lo que realmente es.

PASO 5

Puesto que no hemos aplicado Tapaporos ni ningún producto protector tenemos que terminar dando cera para muebles como acabado. De esta manera, además de un toque de protección, embelleceremos el color de la madera y le daremos un tacto sedoso muy agradable.

La cera para muebles la podemos aplicar con gasa o con un trapo que no suelte pelusa,  dando pasadas circulares por toda la superficie hasta que la madera no absorba más producto. Después, esperamos a que se seque y repetiremos el proceso un par de veces más.

Recomendamos volver a aplicar la cera pasados unos días según vamos viendo que la madera lo necesite. Lo notaremos fácilmente cuando pasemos la mano y dejemos de notar ese tacto sedoso tan característico.

 

RESULTADO

Ya tenemos nuestra caja de madera con un toque rústico y envejecido, muy distinto al aspecto que tenía cuando la compramos.

Otra forma más rápida de oscurecer la madera, si queremos dedicarle menos tiempo, es la de saltarnos el paso dos y pasar del lijado inicial a la aplicación del betún. En nuestro caso, tampoco hemos golpeado la madera para hacerle las imperfecciones. El resultado es una caja más oscura pero con un aire menos desgastado.

 

Como veis, acelerar el paso del tiempo en nuestros muebles, dotándolos de carácter y de calidez, es muy sencillo y requiere de poco tiempo y esfuerzo.

Os animamos a experimentar con esta técnica y a contactarnos si tenéis cualquier duda o sugerencia.

  • Archivado en Consejos
  • |
  • Compartir